jueves, 16 de julio de 2009

Comunión en casa

No pude ir el día de la comunión, pero si me permiti montar un miniestudio en casa para intentar inmortalizar a mis primitos. Un par de Flashes Bowens Sprit de 500W, una tela azúl y otra blanca para el fondo, la cámara y los objetivos limpios y en perfecto estado de revista... pero no conte con el factor "son niños".
Con mi primita, este factor y el sentirse ataviada cual princesa, jugo a mi favor para conseguir que posara y me regalase esplendidas sonrisas.
La zona habilitada como plato era, obviamente, reducida. Esto, junto con la desbordante energía vital de mi peke-primo, es algo incompatible con tomarse cierto tiempo para medir lúz, ajustar flashes... misión imposible. Esto me obligo a improvisar, e ir a la caza y robo de retratos por la casa. Al final, tras mucho batallar con el, creo que consegui la foto que más me gusta de la sesión...
pero quizas no es la más adecuada para una "primera comunión".







1 comentario:

  1. No la verdad no es la foto más apropiada pero es increiblemente fantástica. Me encanta! y el resto también muy profesional, tienes muy buen nivel, un saludo.

    ResponderEliminar